Eagle
American Diplomacy
Commentary and Analysis

October 2003

Highlight map


 

Support American Diplomacy RSS Mailing-list Subscription Email American Diplomacy Facebook


This commentary by the distinguished economist follows upon his recent analysis in this journal, “Argentina: the New Kirchner Government.” The following may also be read in English translation.— Ed.

LA CRlSIS POLITÍCA DE LA ARGENTINA

Entre los funcionarios nombrados por el Presidente Kirchner abundan los militantes del movimiento montonero de los años ‘70, cosa que preccupa a mucha gente que cree ver en ello le posibilidad de un glro hacia un estado socialista al estilo de Cuba. El temor es injustificado tanto por que los argentinos no tenemos inclinación a aceptar cualquier forma disciplina, y menos la communista, como porque muy pocos de los ex montoneros fueron alguna vez marxistas aparte de que, después de la caida de la U.R.S.S., su sistema político y económico ha dejado de estar de moda.

Si alguna duda aun cabría se disipa debido a la positiva reunión que tuvieron hace pocas semanas los Presidentes Bush y Kirchner y, luego, por la visita que hizo a Buenos Aires el Secretario de Estado Adjunto para América Latina, Roger Noriega. Con fecha 26 de agosto este funcionario declaró a la prensa que “su gobierno apoya el esfuerzo del gobierno de Néstor Kirchner para resolver los graves problemas de la Argentina" agregando que “estaba impresionado al descubrir que éstos eran más estructurales y politicos que económicos.”

La observación de Noriega es correcta. En la Argentina de las últimas décadas existieron dos partidos politicos que se altenaron en el poder: el radicalismo representando principalmente a la clase media y el peronismo con arraigo entre los salariados. Pero ambos partidos han perdido sus principales banderas: la del radicalismo consistía en lograr que en país los votos fueran contados tal como se emitían, pero a partir del año 1946 terminó el fraude electoral en la Argentina. La principal del peronismo fue la de distribuir los una vez elevados ingresos de la clase terrateniente entre la población, pero ya no queda para repartir, tanto porque la riqueza originada en el agro no es hoy la que fue entonces como debido a que la población se ha duplicado desde el momento en que estas politicas tuvieron inicio.

En los últimos meses el radlcalismo ha sufrido tales derrotas electorales que puede decirse que hoy dia persiste un solo partido, algo como fue con el PRl en Mexico durante siete décadas. Sin embargo hay dos grandes diferencias que hicieron al PRI un instrumento efectivo de gobierno y que faltan en la Constitución argentina: el hecho de que en aquél país los Presidentes y los Gobernadores de los Estados pueden ser elegidos una sola vez en la vida mientras que en la Argentina lo primero no sucede y en la mayor parte de las Provincias se da cada vez con mayor frecuencia que los gobernadores son reelectos indefinidamente, hecho que los convierte en caudillos feudales incontrolables tanto por los partidos como por el gobierno nacional.

Se necesita en la Argentina la transformación de los viejos partidos o la creación de otros nuevos siguiendo el modelo más frecuente en el mundo: uno de centro derecha que ponga el acento para la creación y distribución de riqueza en el libre funcionamiento del mercado y otro, de centro izquierda, que preconice la necesidad de que el Estado intervenga en favor de los menos favorecidos. Además, la alternancia en el poder permite corregir los excesos en una u otra dirección. Es muy probable, entonces, que el tiempo que insuma esta transformación condicione la velocidad en la que podrán ser solucionados los problemas económicos del pais.


Actualmente dirige en la Fundación Bank Boston el Instituto para el Desarrollo Sectorial de las Exportaciones Argentinas.

white starAmerican Diplomacy white star
Copyright © 2012 American Diplomacy Publishers Chapel Hill NC
www.americandiplomacy.org