[PINTURA]  [ESCULTURA]

Dado que servía para decorar iglesias y palacios, el arte de los Reinos Cristianos es principalmente monástico y aristocrático y el estilo predominante es el románico, el cual representa una reacción al naturalismo clásico. La pintura románica resalta por la ausencia de perspectiva. El dibujo y los colores planos se yuxtaponen para crear intensos contrastes cromáticos. La figura central recibe toda la atención del artista y el fondo es liso. Sin embargo, a veces el arte románico se asemeja al arte bizantino por su exceso de lujo y ornamentación. El estilo bizantino se originó en Bizancio, también llamado el Imperio Romano Oriental, y se caracteriza por sus imágenes religiosas (iconos) ricamente (y excesivamente) decoradas.
 

La pintura medieval cristiana


Pantocrátor (figura de Cristo bendiciendo) de la Iglesia de la Vera Cruz, siglos XIII-XIV (Segovia, España)
 

Mural de la última cena en la Iglesia de la Vera Cruz, siglos XIII-XIV (Segovia, España)
 

Mural de Jesús y sus apóstoles en la Iglesia de la Vera Cruz, siglos XIII-XIV (Segovia, España)
 

Retablo bizantino de la Iglesia de la Vera Cruz (Segovia, España)
 
 

La escultura medieval cristiana

La escultura románica destaca por sus figuras que alcanzan una extrema espiritualidad mientras la anatomía humana queda escondida tras los ricos ropajes que cubren el cuerpo.
 

Figura de una virgen de madera tallada y pintada
Real Monasterio Santa María de Poblet (Poblet, España)

Crucifijo de madera tallada y pintada
Iglesia de la Vera Cruz (Segovia, España)
 

Crucifijo rodeado de la Virgen María y San José
Iglesia de la Magdalena (Zamora, España)