Las capitulaciones eran los pactos entre la corona española y una persona que pretendía hacer un viaje de exploración en nombre de la corona. Las Capitulaciones de Santa Fe fueron firmadas entre los Reyes Católicos (Isabel de Castilla y León y Fernando de Aragón) y Cristóbal Colón en la ciudad de Santa Fe de la Vega (Granada) el 17 de abril de 1492. Tenían como objetivo establecer las condiciones en que se realizaría la proyectada expedición a "las Indias", la que en realidad llevó a Colón a América. No era un contrato bilateral, sino un tipo de concesión y merced como otras muchas concedidas por los reyes en esta época. Este pacto destaca por su énfasis en temas comerciales y mercantiles. No se menciona propósito misionero alguno, ya que la razón primera para este viaje era eminentemente comercial, y aún no se sabía si Colón sería capaz de llevar a cabo su proyecto. Las condiciones sugeridas por Colón y aceptadas por los Reyes Católicos eran excesivas.

TEXTO ORIGINAL

Las cosas suplicadas (pedidas) y que Vuestras Altezas dan y otorgan (conceden) a D. Cristóbal Colón en alguna satisfacción de lo que ha de descubrir (descubrirá) en las mares Oceánicas, del viaje que ahora, con la ayuda de Dios, ha de hacer (hará) por ellas en servicio de Vuestras Altezas, son las que siguen:

Primeramente, que Vuestras Altezas, como señores que son de las dichas mares Océanas, hacen desde ahora al dicho D. Cristóbal Colón su Almirante en todas aquellas islas y tierras firmes que por su mano o industria se descubrieren o ganaren (nota 1) en las dichas mares Océanas, para durante su vida, y, después de su muerte, a sus herederos o sucesores, de uno en otro perpetuamente, con todas aquellas preeminencias (privilegios) y prerrogativas pertenecientes al tal oficio (posición), según que D. Alonso Enríquez, vuestro Almirante mayor de Castilla, y los otros predecesores en el dicho oficio, lo tenían en sus distritos. Place a Sus Altezas. Juan de Coloma. (nota 2)

Otrosí (Además), que Vuestras Altezas hacen al dicho D. Cristobal Colón su visorrey (virrey) y gobernador general en las dichas islas y tierras firmes, que, como es dicho, él descubriere o ganare en las dichas mares, y que para el regimiento (gobierno) de cada una y cualquiera de ellas haga elección de tres personas para cada oficio (posición), y que Vuestras Altezas tomen y escojan uno, el que más fuere su servicio, y así serán mejor regidas (gobernadas) las tierras que nuestro Señor le dejare hallar (encontrar) y ganar a servicio de Vuestras Altezas. Place a Sus Altezas. Juan de Coloma.

Item (Asimismo), que todas y cualesquiera mercaderías (mercancías), siquier (ya) sean perlas preciosas, oro o plata, especiería (especies) y otras cualesquier cosas y mercaderías de cualquier especie (género), nombre y manera que sean que se compraren, trocaren (cambiaran), hallaren (encontraran), ganaren y hubieren dentro de los límites del dicho almirantazgo (territorio gobernado por un Almirante), que desde ahora Vuestras Altezas hacen merced al dicho D. Cristóbal, y quieren que haya y lleve para sí la décima parte (1/10) de todo ello, quitadas las costas (gastos) que se hicieren en ello; por manera que de lo que quedare limpio y libre haya y tome la décima parte para sí mismo y haga de ello su voluntad, quedando las otras nueve partes para Vuestras Altezas. Place a Sus Altezas. Juan de Coloma.

Otrosí (Además), que si a causa de las mercaderías (mercancías) que él traerá de las dichas islas y tierras, que así, como dicho es, se ganaren y descubrieren, o de las que en trueque (intercambio) de aquellas se tomaren acá de otros mercaderes, naciere pleito (disputa) alguno en el lugar donde el dicho comercio y trato se tendrá y hará, que si por la preeminencia de su oficio de Almirante le pertenece conocer de tal pleito, plega a Vuestras Altezas que él o su teniente, y no otro juez, conozca (oiga y juzga) del pleito y así lo provean desde ahora. Place a Sus Altezas si pertenece a dicho oficio de Almirante, según lo tenían el dicho Almirante D. Alonso Enríquez, y los otros sus antecesores en sus distritos y siendo justo. Juan de Coloma.

Item (Asimismo), que en todos los navíos (barcos) que se armaren para el dicho trato y negociación, cada y cuando y cuantas veces se armaren, que pueda el dicho D. Cristobal, si quisiere, contribuir y gastar la octava parte de todo lo que se gastare en el armazón (armadura), y que también haya y lleve provecho de la ochava (1/8) parte de lo que resultare de la tal armada. Place a sus Altezas. Juan de Coloma.

Son otorgados (concedidos) y despachados (servidos), con las respuestas de Vuestras Altezas en fin de cada un capítulo, en la villa de Santa Fe de la Vega de Granada, a 17 de abril del año del nacimiento de Nuestro Salvador Jesucristo de 1492 años. Yo el Rey. Yo la Reina.

Por mandato del Rey y de la Reina, Juan de Coloma. Registrada, Calcena.

Texto anotado y glosado por Hélène de Fays a partir de la versión de http://www.cervantesvirtual.com/historia/colon/doc02.shtml

 
Preguntas:
  1. ¿Qué títulos le concedieron los Reyes Católicos a Cólon? ¿Cuáles eran las condiciones de estas concesiones?
  2. ¿Qué derechos recibió Colón sobre los territorios que descubriera?
  3. ¿A qué parte de las ganancias de la expedición tiene derecho Colón?
  4. ¿Qué papel tendría Colón si surgieran disputas a causa de este comercio?
  5. ¿Qué derechos recibió en cuanto a las futuras expediciones? ¿Cuáles son las condiciones de esta concesión?
 

Notas:

1. En el español antiguo existía una tercera forma del subjuntivo (el subjuntivo futuro), de modo que descubrieren y ganaren serían descubran y ganen en el español moderno. En este texto se usa mucho el subjuntivo futuro, precisamente porque se está hablando de acciones venideras y no realizadas.

2. Juan de Coloma era el secretario de los Reyes Católicos.